Cómo ahorrar para construir una cartera de inversiones

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

En estos tiempos de dificultades económicas, la idea de reservar dinero extra para inversiones puede parecer una tarea desalentadora. Pero planificar el futuro es importante para la seguridad financiera. No tienes que obtener un título de finanzas ni aceptar un segundo trabajo para encontrar el dinero extra para una cartera de inversiones. He aquí algunas de las mejores maneras de hacerse un hueco en el mercado.

Puntos clave

  • Crea una Declaración de Política de Inversión (IPS) que describa el objetivo de tu inversión.
  • Revisa tu PSI anualmente para asegurarte de que sigue en línea con tus objetivos financieros.
  • Busca formas de reducir ciertos elementos del presupuesto para poder destinar menores cantidades a las inversiones.
  • Pon el dinero en una cuenta separada que genere intereses.
  • Considera la posibilidad de establecer una transferencia automática que utilice una cantidad de tu nómina para ahorrar.
  • Busca vehículos de inversión que se ajusten a tu presupuesto, como los fondos cotizados en bolsa (ETF) y los brokers que cobran comisiones de transacción bajas o nulas y sin importe mínimo.
  • Investiga a fondo a cualquier profesional financiero antes de utilizarlo como asesor

Haz un plan

Antes de invertir un solo céntimo, es importante desarrollar un plan para tu dinero. Un plan de inversión por escrito, también conocido como Declaración de Política de Inversión (IPS), puede ayudarte a organizarte. Un ISP debe abordar la finalidad de tu inversión, como la financiación de la educación universitaria de tu hijo o tus ahorros para la jubilación. Esta información determinará el rendimiento que quieres obtener de tu inversión y cuándo lo necesitas. El SPI también tendrá en cuenta tu tolerancia al riesgo. Los inversores que necesitan su dinero a corto plazo deben evitar las inversiones volátiles que tienden a subir y bajar. Si tienes objetivos a más largo plazo, puedes disfrutar de las ventajas de las inversiones más arriesgadas y tener tiempo para recuperarte de las inevitables caídas del mercado. Hay muchos tipos diferentes de productos de inversión y cada uno tiene sus propios beneficios, riesgos y recompensas.

Determina tu inversión inicial

Invertir es menos desalentador cuando no tienes que apostarlo todo para entrar en el juego. Es posible iniciar una cartera de éxito con una inversión inicial de tan sólo 1.000 euros, seguida de aportaciones mensuales de tan sólo 100 euros. Hay muchas formas de conseguir una cantidad inicial que quieras gastar en inversiones. En primer lugar, examina tu presupuesto personal y comprueba si hay áreas en las que puedes ahorrar dinero, como el ocio, las compras o los restaurantes.

Toma el dinero que utilizarías para estos gastos no esenciales y ponlo en una cuenta de ahorro separada que genere intereses. Otra idea es vivir según la regla de que primero te pagas a ti mismo. Decide cuánto vas a retirar de cada cheque de pago y ponerlo en los ahorros antes de hacer cualquier otra cosa. Puedes establecer transferencias automáticas de tu cuenta bancaria a tu cuenta de ahorros para no tener la tentación de dejar de ahorrar. Por último, no subestimes la importancia de guardar las monedas que te sobran.

Muchas cooperativas de crédito y bancos ofrecen programas que redondean las compras con tarjeta de débito al dólar más cercano y transfieren la diferencia de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros. Para aprovechar al máximo uno de estos programas, tendrás que encontrar una entidad financiera que iguale todo o parte de tus ahorros.

Encuentra productos de inversión económicos

Hay varias formas de invertir una vez que tengas al menos 1.000 euros. Uno de estos métodos son los fondos cotizados (ETF), que sólo requieren la compra mínima de una acción. Obtendrás mejores rendimientos con los brokers que ofrecen comisiones bajas o nulas en las operaciones y no tienen saldo mínimo. Otra opción es encontrar un fondo integral o un fondo de inversión premezclado en el que puedas empezar con 1.000 € o en el que se renuncie a la cantidad mínima de inversión a cambio de aportaciones mensuales automáticas (normalmente al menos 50 € al mes). La ventaja de este tipo de fondo de inversión es que obtienes al instante una cartera diversificada de efectivo, bonos y acciones.

Subcontratar la gestión de tu cartera a expertos puede parecer atractivo, pero muchos consideran que las mayores comisiones anuales asociadas a los fondos de gestión activa no están justificadas en comparación con los rendimientos de los fondos de gestión pasiva con menores comisiones.

Según un informe de Morningstar, los fondos de gestión activa siguieron siendo inferiores a los de gestión pasiva en 2021. El informe descubrió que sólo el 45% de los fondos de gestión activa pudieron superar a sus homólogos de gestión pasiva

Protege tu dinero

Cuando por fin tienes el dinero para empezar a invertir, lo último que quieres es perderlo todo por una operación fraudulenta. Aunque un asesor financiero profesional puede tener un valor incalculable a la hora de gestionar tu cartera de inversiones, debes desconfiar de los estafadores que sólo fingen tener en cuenta los intereses de los inversores.

Hay diferentes tipos de estafas que pueden dirigirse tanto a los inversores nuevos como a los experimentados. Los inversores nunca deben dar su dinero a nadie sin comprobar la credibilidad de un asesor o broker.

Evita hacer negocios con empresas y personas que te insten a invertir rápidamente o que prometan «rendimientos garantizados». En el mejor de los casos, un rendimiento anual muy optimista es del 10%. Una promesa que incluye más que eso es probablemente demasiado buena para ser verdad. Si tienes preguntas o dudas sobre el fraude en las inversiones, ponte en contacto con la Comisión del Mercado de Valores.

Conclusión

El resultado final Incluso con un presupuesto reducido, es totalmente posible ahorrar dinero extra para invertirlo en una cartera de inversiones. Sólo hace falta un poco de planificación para establecer tus objetivos de inversión, encontrar productos de inversión que no requieran grandes compromisos por adelantado, e investigar para asegurarte de que tu dinero está debidamente protegido.

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Deja un comentario