Cómo diversificar tu cartera más allá de la renta variable

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Algo que incluso los nuevos inversores entienden es el concepto de diversificación: mezclar clases de activos para reducir el riesgo. Pero incluso con una cartera de acciones bien diversificada, una persona sigue estando expuesta al riesgo de mercado (o sistemático) que no puede reducirse añadiendo más acciones.

A continuación explicamos los principios de la diversificación y cómo los inversores pueden construir una cartera verdaderamente diversificada.

Puntos clave

  • Una cartera bien diversificada puede reducir el riesgo de mercado. La diversificación funciona repartiendo tus inversiones entre diferentes clases de activos: Acciones, bonos, efectivo, equivalentes de efectivo, obligaciones, bienes inmuebles, metales preciosos, etc. Los distintos activos deben tener una baja correlación entre sí, es decir, se mueven exactamente en sentido contrario. Invertir totalmente en renta variable se considera más arriesgado que una cartera con una diversificación más amplia de clases de activos, ya que puede verse especialmente afectada por una caída del mercado.

¿Qué es exactamente la diversificación?

La diversificación funciona repartiendo tus inversiones entre diferentes clases de activos (como acciones, bonos, efectivo, títulos de deuda, bienes inmuebles, etc.) que tienen una baja correlación entre sí. La baja correlación reduce la volatilidad. El precio de los activos sube y baja en diferentes momentos, a diferentes ritmos y dependiendo de diferentes factores. Una cartera de activos diversificados crea más consistencia y mejora el rendimiento general.

¿Cómo funciona la correlación?

La correlación es sencilla: cuando dos clases de activos están perfectamente correlacionadas, se dice que tienen una correlación de +1. Esto significa que suben o bajan al mismo ritmo.

Una correlación completamente aleatoria, es decir, una relación en la que la probabilidad de que un activo suba es igual a la probabilidad de que baje si el otro activo sube o baja, tiene una correlación de 0.

Si dos clases de activos se mueven en direcciones completamente opuestas -por cada subida de un activo hay una bajada correspondiente en el otro y viceversa- están correlacionados negativamente o tienen una correlación de -1.

Cartera de acciones diversificada VS a cartera de activos diversificada

Cuando hablamos de la importancia de la diversificación en una cartera de acciones, nos referimos al intento del inversor de reducir el riesgo no sistémico (es decir, el riesgo específico de la empresa) invirtiendo en una variedad de empresas de diferentes sectores, industrias o incluso países. Una cartera de acciones diversificada contiene una variedad de acciones, pero sigue centrándose en esa clase de activos.

Cuando se trata de diversificar entre diferentes clases de activos, se aplica el mismo concepto, pero en un espectro más amplio. Al diversificar entre diferentes clases de activos, el inversor reduce su riesgo en comparación con el riesgo sistémico de una sola clase de activos. Así, si un desplome del mercado bursátil hace que todas las acciones de la cartera bajen de precio, otros activos no correlacionados pueden no perder valor al mismo tiempo, proporcionando una estabilidad adicional.

Al igual que poseer una sola empresa en tu cartera de acciones, poner todos tus activos en una sola cartera de activos (incluso si esa cartera está diversificada) es como poner todos los huevos en una sola cesta. Sigues estando muy expuesto al riesgo de mercado. Al invertir en un gran número de activos, reduces el riesgo de mercado o el riesgo sistémico de una sola clase de activos.

Aunque la diversificación no es una garantía contra las pérdidas, los expertos en inversiones la consideran una estrategia prudente a largo plazo.

Cómo diversificar tu cartera

Inversiones en renta fija

Los bonos son un medio popular de diversificación debido a su baja correlación con otras clases de activos importantes, especialmente la renta variable. También son populares otras inversiones de renta fija, como las letras del Tesoro. Los inversores suelen considerar que estas clases de activos son menos arriesgadas que la renta variable. A la inversa, también pueden ofrecer rendimientos más bajos.

Inmobiliaria

Otra opción es el sector inmobiliario, que tiene una correlación relativamente baja con la renta variable. Añadir bienes inmuebles a tu cartera es una buena forma de diversificar, sobre todo porque mucha gente invierte en bienes inmuebles (a través de la propiedad de la vivienda).

Es sorprendente la frecuencia con la que los inversores pasan por alto el potencial de los bienes inmuebles. Para invertir en bienes inmuebles, no tienes que comprar necesariamente una casa o un edificio. Los fondos de inversión inmobiliaria (REIT) ofrecen una alternativa sencilla y más barata a la compra directa de propiedades. Los REIT se negocian como acciones en las principales bolsas de valores. Invierten directamente en bienes inmuebles e hipotecas y suelen ofrecer altos rendimientos. Como los bienes inmuebles tienen una correlación relativamente baja con las acciones, invertir en REITs es una buena forma de diversificar con respecto a las acciones.

Activos seguros

Los llamados «refugios seguros» son activos diseñados específicamente para proporcionar estabilidad a una cartera en tiempos de turbulencias del mercado. Aunque algunos de los activos mencionados pueden ser refugios seguros, el oro es el epítome de un refugio seguro. El oro (y otros metales preciosos) son depósitos de valor que no se ven afectados por los problemas de los tipos de interés. Aunque algunos inversores cuestionan el valor del oro como refugio seguro, en general ha mantenido su valor a lo largo del tiempo en el pasado. Con estos datos sabemos que puede servir como cobertura, tanto con la inflación como en los mercados bajistas.

Monedas

Este tipo de inversiones pueden ser idónea para construir tu estrategia de diversificación. En cierto modo, el dinero en efectivo es la inversión segura por excelencia. Sin embargo, generalmente no se recomienda mantener el dinero en efectivo durante un largo periodo de tiempo, ya que ofrece poca rentabilidad y se ve afectado negativamente por la inflación.

Preguntas frecuentes

No hay un número fijo de acciones para diversificar una cartera. En general, una cartera con un mayor número de valores está mejor diversificada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las características de los valores (incluidos sus sectores, el tamaño y la fuerza de las empresas, etc.) afectan a la diversificación. Además, las carteras de acciones suelen estar siempre expuestas al riesgo de mercado, por lo que puede ser mejor diversificar en otras clases de activos que aumentar el tamaño de una cartera de acciones.

Sí, una cartera está sobrediversificada si una inversión añadida reduce el rendimiento esperado más que el perfil de riesgo. En este caso, dadas las consideraciones de riesgo, la cartera no está en la mejor posición para generar rendimientos.

Una inversión puramente en acciones se considera generalmente más arriesgada que una cartera con una mayor diversificación de clases de activos. Esto se debe a que una cartera compuesta únicamente por acciones puede verse increíblemente afectada por una caída del mercado. Incluyendo en tu cartera otras clases de activos, como bonos, títulos de deuda, bienes inmuebles o metales preciosos, puedes limitar este riesgo.

Conclusión

La diversificación es una parte importante del plan financiero de cualquier persona, que debe entender lo que hace y cómo ayuda a su situación financiera general. Es importante que los inversores conozcan la diferencia entre el riesgo sistemático y el no sistemático y comprendan que pueden reducir el riesgo sistemático diversificando entre las clases de activos.

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Deja un comentario