Cómo establecer objetivos financieros para tu futuro

Pasos que puedes dar para estar financieramente seguro, ahora y en la jubilación

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Establecer objetivos financieros a corto, medio y largo plazo es un paso importante para tener seguridad financiera. Si no buscas algo concreto, puedes acabar gastando más de lo que deberías. Luego te quedas sin dinero cuando necesitas dinero para facturas inesperadas, por no hablar de cuando quieres jubilarte. Tal vez estés atrapado en un círculo vicioso de deudas de tarjetas de crédito y sientas que nunca tendrás suficiente dinero para asegurarte adecuadamente, dejándote más vulnerable de lo que deberías a algunos de los mayores riesgos de la vida.

Incluso la persona más cuidadosa no puede prepararse para todas las crisis, como el mundo aprendió durante la pandemia y muchas familias experimentan cada mes. Pensar en el futuro significa que tienes la oportunidad de considerar lo que puede ocurrir y prepararte para ello lo mejor que puedas. Esto debe ser un proceso continuo para que puedas adaptar tu vida y tus objetivos a los cambios que inevitablemente se producirán.

La planificación financiera anual te da la oportunidad de revisar formalmente tus objetivos, actualizarlos y evaluar tu progreso durante el año pasado. Si no has establecido objetivos en el pasado, aprovecha la oportunidad de formularlos para conseguir -o mantener- una base financiera sólida. He aquí algunos objetivos a corto y largo plazo que los expertos financieros sugieren para ayudarte a aprender a vivir cómodamente dentro de tus posibilidades, reducir las preocupaciones financieras y ahorrar para la jubilación.

Puntos clave

  • Una buena planificación financiera y de la jubilación comienza con la fijación de objetivos, incluidos los de corto, medio y largo plazo.
  • Los objetivos clave a corto plazo incluyen la elaboración de un presupuesto, la reducción de la deuda y la creación de un fondo de emergencia.
  • Los objetivos a medio plazo deben incluir grandes pólizas de seguros, mientras que los objetivos a largo plazo deben centrarse en la jubilación.

Objetivos económicos a corto plazo

Establecer objetivos financieros a corto plazo puede darte el impulso de confianza y los conocimientos básicos que necesitas para alcanzar objetivos más grandes que requieren más tiempo. Estos primeros pasos son relativamente fáciles de conseguir. Aunque no puedas ingresar un millón de dólares en tu cuenta de jubilación de inmediato, puedes sentarte y crear un presupuesto en pocas horas, y mucha gente puede ahorrar un fondo de emergencia decente en un año. Aquí tienes algunos objetivos financieros clave a corto plazo que te ayudarán de inmediato y te pondrán en el camino de alcanzar tus objetivos a largo plazo.

Establece un presupuesto

No puedes saber a dónde vas si no sabes realmente dónde estás ahora. Eso significa que tienes que establecer un presupuesto, te sorprenderás del dinero que se te esfuma cada mes.

Una forma fácil de controlar tus gastos es con un programa de presupuestos gratuito como Mint. Pone la información de todas tus cuentas en un solo lugar, para que puedas etiquetar cada gasto por categoría. También puedes crear un presupuesto a la vieja usanza mirando tus extractos bancarios y facturas de los últimos meses y clasificando cada gasto con una hoja de cálculo o en papel.

Si pides Globo desde casa todos los días laborables (o gastas la misma cantidad en comer con tus compañeros cuando estás en la oficina), te costará 315 dólares al mes, a 15 dólares por comida durante 21 días laborables. Puede que gastes 100 dólares más por fin de semana en cenas con tu media naranja. Si ves cómo gastas tu dinero y dejas que esta información te guíe, podrás tomar mejores decisiones sobre dónde quieres que vaya tu dinero en el futuro. ¿El placer y la comodidad de comer fuera vale para ti 315 dólares al mes? Si es así, es estupendo, siempre que te lo puedas permitir. Si no es así, acabas de descubrir una forma fácil de ahorrar dinero cada mes. Puedes buscar formas de gastar menos dinero cuando comas fuera, sustituir algunas comidas en restaurantes o comidas fuera por comidas caseras, o combinar las dos cosas.

Construye un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia es un dinero que se reserva para cubrir gastos inesperados. Para empezar, entre 500 y 1.000 dólares es un buen objetivo. Una vez que alcances este objetivo, debes ampliarlo para que tu fondo de emergencia pueda cubrir emergencias financieras importantes, como el desempleo. Si no tenías un fondo de emergencia antes de la pandemia de COVID 19, probablemente desearías haberlo tenido. Y si tenías uno, puede que ya lo hayas agotado y necesites reponerlo.

Ilene Davis, planificadora financiera certificada (CFP) de los Servicios de Independencia Financiera de Cocoa (Florida), recomienda ahorrar al menos tres meses para cubrir tus obligaciones financieras y necesidades básicas, pero preferiblemente seis meses, sobre todo si estás casado y trabajas en el mismo negocio que tu cónyuge o si trabajas en una zona con pocas oportunidades de empleo. Dice que si puedes encontrar al menos una partida en tu presupuesto para ahorrar, puede ayudarte a financiar un nido de huevos.

Otra forma de crear ahorros para emergencias es desordenando y organizando, dice Kevin Gallegos, vicepresidente de ventas y operaciones de Phoenix en Freedom Financial Network, un proveedor de servicios financieros en línea para la liquidación de deudas y la compra de hipotecas y préstamos personales. Puedes ganar dinero extra vendiendo artículos no deseados en eBay o Craigslist, o haciendo una venta de garaje. Considera la posibilidad de convertir una afición en un trabajo a tiempo parcial en el que puedas utilizar los ingresos para ahorrar.

Abrir una cuenta de ahorros y establecer una transferencia automática de la cantidad que puedas ahorrar cada mes (en función de tu presupuesto) hasta que alcances tu objetivo de fondo de emergencia. Si recibes una bonificación, una devolución de impuestos o incluso un cheque mensual «extra» -que son dos meses del año en los que recibes tu salario cada quince días- ahorra ese dinero en cuanto llegue a tu cuenta. Si esperas hasta final de mes para transferir el dinero, corres el riesgo de gastarlo en lugar de ahorrarlo», dice.

Aunque probablemente tengas otros objetivos de ahorro, como ahorrar para la jubilación, crear un fondo de emergencia debe ser una prioridad absoluta. Es la cuenta de ahorros que creará la estabilidad financiera que necesitas para alcanzar tus otros objetivos.

Pagar las tarjetas de crédito

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre si debes pagar primero las deudas de las tarjetas de crédito o crear un fondo de emergencia. Hay quien dice que debes crear un fondo de emergencia aunque tengas deudas de tarjetas de crédito, porque sin un fondo de emergencia, los gastos inesperados te empujarán a endeudarte más con las tarjetas de crédito. Otros dicen que debes pagar primero la deuda de la tarjeta de crédito porque los tipos de interés son tan caros que será mucho más difícil alcanzar otros objetivos financieros. Elige la filosofía que tenga más sentido para ti, o haz un poco de las dos cosas a la vez.

Como estrategia para pagar las deudas de las tarjetas de crédito, Davis recomienda que hagas una lista de todas tus deudas, de menor a mayor tipo de interés, y que luego pagues sólo la cantidad mínima de todas las deudas, excepto la de mayor tipo de interés. Utiliza el dinero extra que tienes para hacer pagos adicionales en tu tarjeta de mayor interés.

Otro método que puedes considerar es el llamado avalancha de deudas. En el método de la avalancha de deudas, pagas tu deuda en orden de la menor a la mayor cantidad, independientemente del tipo de interés. La idea es que la sensación de logro que obtienes al pagar la deuda más pequeña te dará el impulso para abordar la siguiente deuda más pequeña, y así sucesivamente hasta que estés libre de deudas.

La negociación o liquidación de deudas es una opción para quienes tienen deudas no garantizadas (por ejemplo, deudas de tarjetas de crédito) de 10.000 dólares o más y no pueden hacer frente a los pagos mínimos exigidos. De este modo, los consumidores pueden estar libres de deudas en dos o cuatro años. Las desventajas son que la liquidación de deudas puede perjudicar tu puntuación de crédito y que los acreedores pueden emprender acciones legales contra los consumidores por las facturas impagadas.

Objetivos financieros a medio plazo

Una vez que hayas creado un presupuesto, creado un fondo de emergencia y pagado la deuda de la tarjeta de crédito -o al menos hayas hecho mella en estos tres objetivos a corto plazo-, es hora de trabajar en tus objetivos financieros a medio plazo. Estos objetivos forman un puente entre tus objetivos financieros a corto y largo plazo.

Seguro de vida e invalidez

¿Tienes un cónyuge o hijos que dependen de tus ingresos? Si es así, necesitas un seguro de vida para mantenerlos en caso de tu muerte prematura. El seguro de vida es el tipo de seguro de vida menos complicado y menos costoso y satisface las necesidades de seguro de la mayoría de la gente. Un agente de seguros puede ayudarte a encontrar el mejor precio para una póliza. Si no estás gravemente enfermo, probablemente puedas encontrar al menos una compañía que te ofrezca una póliza.

El seguro de invalidez sustituye una parte de tus ingresos si enfermas o te lesionas tan gravemente que ya no puedes trabajar. Puede proporcionar una prestación más alta que los ingresos por incapacidad de la Seguridad Social y permitirte (y a tu familia, si la tienes) vivir más cómodamente de lo que lo harías si perdieras tus ingresos. Hay un periodo de espera entre el momento en que te quedas inválido y el momento en que te pagan las prestaciones de la Seguridad Social, lo cual es otra razón por la que un fondo de emergencia es tan importante.

Piensa en tus sueños

Los objetivos a medio plazo pueden incluir objetivos como la compra de tu primera vivienda o, más adelante, una casa de vacaciones. Tal vez ya tengas una casa y quieras arreglarla con una gran reforma o empezar a ahorrar para una casa más grande. La universidad para tus hijos o nietos -o incluso ahorrar para el día en que tengas hijos- son otros ejemplos de objetivos a medio plazo.

Una vez que hayas fijado uno o varios de estos objetivos, puedes pensar en la cantidad de dinero que necesitas ahorrar para alcanzarlos. Imaginar el futuro que quieres es el primer paso para conseguirlo.

Objetivos financieros a largo plazo

El mayor objetivo financiero a largo plazo para la mayoría de la gente es ahorrar suficiente dinero para la jubilación.

Calcula tus necesidades de jubilación

Puedes hacer un cálculo rápido basado en un sobre para determinar tus necesidades de jubilación:

Calcula tus gastos de manutención anuales deseados durante la jubilación. El presupuesto que creaste cuando empezaste a establecer tus objetivos financieros a corto plazo te dará una idea de cuánto necesitas. Es posible que tengas que prepararte para unos costes sanitarios más elevados durante la jubilación. Resta los ingresos que vas a recibir. Incluye la seguridad social, los planes de pensiones y las rentas vitalicias. Esto te deja con la cantidad que hay que financiar con tu cartera de inversiones. Calcula la cantidad de activos que necesitas para tu fecha de jubilación deseada. Básate en lo que tienes hoy y en lo que ahorras cada año. Una calculadora de jubilación online puede hacer el cálculo por ti. Si el 4% o menos de ese saldo en el momento de la jubilación cubre los gastos restantes que no cubren la Seguridad Social y tus pensiones juntas, estás en el camino correcto hacia la jubilación.

4%

La tasa de retirada inicial más alta para la jubilación que ha sobrevivido en todos los periodos históricos del mercado estadounidense, suponiendo una cartera diversificada de acciones del mercado medio y bonos del Estado.

Por ejemplo, si empiezas con una cartera de 1 millón de dólares y retiras 40.000 dólares el primer año (el 4% de 1 millón de dólares) y luego aumentas la retirada según la tasa de inflación en cada año posterior (40.000 dólares más el 2% en el segundo año, o 40.800 dólares; 40.800 dólares más el 2% en el tercer año, o 41.616 dólares y así sucesivamente), habrás vivido durante la jubilación 30 años sin quedarte sin dinero. Por eso, el 4% suele considerarse la norma cuando se trata de la jubilación.

En el peor de los casos es que a los treinta años es que no tengas dinero y el merjo que tengas mucho más. La única advertencia es que el hecho de que el 4% haya sobrevivido a todos los escenarios de la historia no garantiza que lo haga en el futuro.

Aumenta el ahorro para la jubilación

Para la mayoría de las personas que tienen un plan de jubilación patrocinado por la empresa, será un porcentaje del salario. Puede ser el 3% o incluso el 7% de tu salario. Puedes obtener un rendimiento del 100% de tu inversión si aportas lo suficiente para obtener la aportación completa de tu empresa, y ése es el paso más importante que puedes dar para financiar tu jubilación.

Lo que me mata es que la gente no pone dinero en sus ahorros para la jubilación porque, o bien no puede permitírselo, o bien tiene miedo de la bolsa. Se están perdiendo lo que yo llamo «rendimientos sin riesgo”.

Conclusión

Probablemente no harás un progreso perfecto y lineal en ninguno de tus objetivos, pero lo más importante es ser constante. Si un mes tienes que pagar una reparación del coche o una factura médica inesperada y no puedes contribuir a tu fondo de emergencia, sino que tienes que sacar dinero, no te culpes; para eso está el fondo. Vuelve a ponerte en marcha lo antes posible.

Lo mismo ocurre si pierdes el trabajo o te pones enfermo. Tendrás que idear un nuevo plan para superar ese momento difícil, y es posible que no puedas pagar tus deudas ni ahorrar para la jubilación durante ese tiempo, pero podrás volver a tu plan original -o quizá a una versión revisada del mismo- cuando salgas del otro lado.

Eso es lo bueno de la planificación financiera anual: puedes revisar y actualizar tus objetivos y seguir tu progreso hacia ellos a través de los altibajos de la vida. En el camino, descubrirás que las pequeñas cosas que hagas cada día y cada mes, y las grandes cosas que hagas cada año y durante décadas, te ayudarán a alcanzar tus objetivos financieros.

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Deja un comentario