Los elementos clave de la responsabilidad financiera

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

¿Qué significa ser financieramente responsable? Es una pregunta compleja con una respuesta compleja, pero en el fondo hay una verdad sencilla: para ser responsable financieramente, debes vivir dentro de tus posibilidades. Y para vivir dentro de tus posibilidades, debes gastar menos de lo que ingresas.

Tarjetas de crédito y deudas

Si te tomas en serio la responsabilidad financiera, no basta con hacer el pago mínimo mensual de tu tarjeta de crédito. El hecho de que no puedas pagar tu saldo en su totalidad demuestra que ya estás gastando más de lo que ganas. El uso responsable del crédito significa pagar el saldo completo cada mes.

Además, las tarjetas de crédito deben utilizarse por comodidad, no para llegar a fin de mes. Las tarjetas de crédito son cómodas porque no tienes que llevar dinero en efectivo. Además, puedes acumular puntos de fidelidad. Si una emergencia te obliga a tener un saldo en tu tarjeta, la responsabilidad financiera significa que debes limitar tus gastos hasta que el saldo quede saldado.

Considera el interés

La misma lógica se aplica a cualquier pago recurrente que implique intereses. Piénsalo: si estás pagando intereses por algo, eso significa que estás gastando más en el artículo que en el precio de compra. ¿Te parece la decisión más responsable o simplemente la más práctica?

Cuando el interés está incluido en el precio de compra, estás gastando más en la compra de lo que incluso el fabricante del artículo pensaba que valía. Por tanto, no pagar intereses por nada debería ser un objetivo importante.

Por supuesto, es imposible para la mayoría de nosotros evitar los intereses cuando se trata del coste de la vivienda y del transporte personal. En estos casos, lo más responsable es minimizar la cantidad que gastas en intereses cada mes.

Actúa en tu propio interés

Para mucha gente, reducir los intereses y el crédito es más fácil de decir que de hacer, pero en la práctica se reduce a saber la diferencia entre necesidades y lujos. Por ejemplo, puede que necesites un coche, pero no un modelo de alta gama, y si no puedes pagar en efectivo por él, no deberías conducirlo.

Del mismo modo, puedes necesitar un piso, pero no una mansión. Y aunque la mayoría de nosotros necesitamos una hipoteca para tener una casa, comprar una casa de forma responsable desde el punto de vista financiero significa que hay que comprar una casa que no rompa el banco. En términos financieros, eso significa que no debería costar más de dos a 2,5 veces tus ingresos anuales. Otra estimación saludable es que el pago mensual de tu hipoteca no debería costar más del 30% de tu salario neto mensual.

Para evitar gastar más de la cuenta en tu casa, debes hacer un pago inicial lo suficientemente grande como para evitar el pago del seguro hipotecario privado (PMI). Si no puedes permitirte estas pautas de compra, alquila hasta que puedas comprar.

Págate a ti mismo primero - ahorra

Gastar cada céntimo que ganas es sencillamente irresponsable, a menos que tengas un enorme fondo fiduciario tan bien provisto que nunca te quedes sin ingresos. Para la mayoría de las personas, especialmente las que esperamos jubilarnos algún día, el ahorro es una actividad que debe tomarse en serio. Una buena forma de hacerlo es pagarte a ti mismo cuando recibas tu sueldo, y antes de pagar tus facturas. Un buen objetivo de ahorro es el 10%.

Cuando se trata de ahorrar, la inversión en bolsa es probablemente la opción más rentable. Por supuesto, invertir implica un riesgo, pero a veces es necesario asumir riesgos calculados, así que crea tu plan y adelante.

En primer lugar, consulta las estrategias de asignación de activos para aprender a elegir la combinación adecuada de valores para tu estrategia de inversión. A partir de ahí, puedes contribuir al plan de ahorro de tu empresa, si lo hay. La mayoría de las empresas ofrecen igualar tus aportaciones hasta un determinado porcentaje. Por tanto, si aportas al menos lo suficiente para obtener la subvención, tienes garantizada la rentabilidad.

Si tus finanzas te lo permiten, deberías maximizar tus oportunidades de ahorro fiscal aportando la cantidad total que permite el plan. Una vez que empieces a invertir, debes controlar tu progreso hacia tus objetivos y ajustar tu cartera según sea necesario para mantenerte en el camino.

Fondo de emergencia

Si eres responsable financieramente hablando tienes que estar preparado para lo que pueda pasar. La mayoría de los expertos coinciden en que debes ser capaz de mantenerte durante al menos seis meses sin ingresos. Si estás casado y vives con dos sueldos, esto significa que deberías poder pagar las facturas esenciales, como la hipoteca, los alimentos y los servicios públicos, con un solo ingreso, si es que hay alguno. Si una pérdida de salario te arruinaría económicamente, es el momento de crear una red de seguridad financiera para evitarla.

No sigas el ritmo de los Jones

Ser responsable económicamente significa hacer lo que sea necesario para satisfacer tus necesidades y las de tu familia. Para ello, tienes que centrarte en tu casa. Tus vecinos no pagan tus facturas, así que sus hábitos de gasto no deberían determinar los tuyos ni establecer el listón de tu nivel de vida.

Crea un presupuesto

El presupuesto es uno de los pilares básicos de la responsabilidad financiera. Tienes que saber a dónde va tu dinero. Los empresarios saben lo importante que es entender su flujo de caja y sus balances, por lo que no se puede tener un negocio exitoso sin un presupuesto. Tú tampoco deberías.

Una definición muy personal

¿La responsabilidad financiera significa que tienes que privarte y ahorrar dinero? Tal vez, pero sólo si esa es tu razón para no endeudarte. En cambio, si eres el sultán de Brunei, puedes permitirte fácilmente un jet, un megayate, una villa en el sur de Francia y un par de palacios. Los que no tenemos tanto dinero podemos desaprobar esta extravagancia, pero eso no debe tomarse como una falta de responsabilidad financiera. Al fin y al cabo, no es irresponsable comprar cosas que te puedes permitir.

Para llegar a la parte "responsable"

La responsabilidad financiera significa, en última instancia, arreglárselas con tus medios, por bajos que sean. Así que echa un buen vistazo a tu situación financiera, evalúa tus ingresos y hábitos de gasto, y haz los ajustes necesarios para ponerte en el camino de la responsabilidad financiera.

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Deja un comentario