Fideicomiso revocable frente a fideicomiso irrevocable: ¿Cuál es la diferencia?

Considera las ventajas de la facilidad de creación, la posibilidad de modificación y la protección fiscal.

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Fideicomiso revocable frente a fideicomiso irrevocable: una visión general

Un fideicomiso revocable y un fideicomiso en vida son términos diferentes que describen lo mismo: un fideicomiso cuyos términos pueden modificarse en cualquier momento. Un fideicomiso irrevocable describe un fideicomiso que no puede modificarse después de su creación sin el consentimiento de los beneficiarios.

Un fideicomiso es una entidad jurídica independiente que una persona crea para gestionar sus bienes. Los fideicomisos se crean en vida de una persona para garantizar que los bienes se utilicen como la persona que los creó considere oportuno. Una vez que los activos se colocan en un fideicomiso, son gestionados por un tercero, el fideicomisario. El fideicomisario determina cómo se invierten los activos y a quién se distribuyen tras el fallecimiento del titular del fideicomiso. El fideicomisario debe gestionar el fideicomiso de acuerdo con las directrices establecidas cuando se creó el fideicomiso.

Es habitual que una persona adinerada utilice un fideicomiso en lugar de un testamento para planificar su patrimonio y determinar lo que ocurre con sus bienes después de la muerte. Los fideicomisos también son una forma de reducir la carga fiscal y evitar que los bienes tengan que pasar por el proceso de sucesión.

Puntos clave

  • Los fideicomisos revocables o vivos pueden modificarse después de su creación.
  • Los fideicomisos revocables son más fáciles de constituir que los irrevocables.
  • Los fideicomisos irrevocables no pueden modificarse después de su creación, o al menos son muy difíciles de modificar.
  • Los fideicomisos irrevocables ofrecen ventajas fiscales que no ofrecen los fideicomisos revocables.
  • Los fideicomisos irrevocables pueden ser adecuados para las personas que son más vulnerables a los litigios debido a su empleo.

Fideicomiso revocable (fideicomiso en vida)

Los dos tipos principales de fideicomisos son el fideicomiso revocable, también conocido como fideicomiso vital revocable o simplemente fideicomiso vital, y el fideicomiso irrevocable. El titular de un fideicomiso revocable puede cambiar sus condiciones en cualquier momento. Puede eliminar a los beneficiarios, nombrar a otros nuevos y cambiar las condiciones de gestión de los bienes del fideicomiso. Dada la flexibilidad de los fideicomisos revocables o vivos en comparación con la rigidez de un fideicomiso irrevocable, todos los fideicomisos deberían ser revocables.

Sin embargo, los fideicomisos revocables tienen algunas desventajas importantes. Como el propietario conserva un grado tan alto de control en un fideicomiso revocable, los bienes depositados en el fideicomiso no están protegidos de los acreedores como lo están en un fideicomiso irrevocable. En caso de litigio, los activos del fideicomiso pueden ser liquidados para satisfacer una sentencia. Cuando el titular de un fideicomiso revocable muere, los activos del fideicomiso también están sujetos a los impuestos estatales y federales sobre el patrimonio.

Si los beneficiarios de un fideicomiso revocable son menores de edad (menores de edad) y los bienes del menor se mantienen en fideicomiso, esto puede sustituir el nombramiento de un tutor en caso de fallecimiento del titular. Además, el fideicomisario puede apartar una determinada cantidad para distribuirla a intervalos regulares o cuando alcancen la mayoría de edad (si son menores) si el fideicomitente nombra a beneficiarios que considera indignos de recibir el dinero.

Importante: El benefactor que transfirió los activos al fideicomiso pierde esencialmente todos los derechos de propiedad de los activos y, en su mayor parte, todo el control

Fideicomiso irrevocable

En cambio, las condiciones de un fideicomiso irrevocable se establecen en el momento de la firma. Salvo en circunstancias extremadamente raras, no se pueden hacer cambios en un fideicomiso irrevocable.

La razón principal para elegir una estructura de fideicomiso irrevocable es la fiscalidad. Los fideicomisos irrevocables sacan los activos del patrimonio imponible del beneficiario, lo que significa que no están sujetos al impuesto de sucesiones en el momento del fallecimiento. También eximen al beneficiario o beneficiarios de la obligación de tributar por las rentas derivadas de los bienes. Los fideicomisos irrevocables pueden ser difíciles de establecer y requieren la ayuda de un abogado especializado en fideicomisos.

Si trabajas en una profesión en la que te pueden demandar, como médico o abogado, un fideicomiso irrevocable puede ser útil para proteger tus bienes. Cuando los activos, ya sea en efectivo o en bienes inmuebles, se transfieren al patrimonio de un fideicomiso irrevocable, significa que éste está protegido de los acreedores, incluso de una sentencia judicial. Sin embargo, la creación de un fideicomiso irrevocable es un poco más complicada que la creación de un fideicomiso revocable, sobre todo porque no se puede modificar.

Diferencias importantes

Hay algunas diferencias importantes entre un fideicomiso revocable y un fideicomiso irrevocable, aparte de que un fideicomiso revocable puede modificarse, pero un fideicomiso irrevocable no. En un fideicomiso revocable, el fideicomitente también puede ser el fideicomisario, pero no en un fideicomiso irrevocable. La privacidad está protegida cuando se establece un fideicomiso revocable. Esto significa que la información sobre el fideicomiso permanece en la familia después de la muerte del fideicomitente. Si estableces un fideicomiso irrevocable, la creación del fideicomiso puede documentarse cuando la herencia pase por el tribunal testamentario o por otros procedimientos legales.

Ejemplo de fideicomisos revocables e irrevocables

Supongamos que una persona crea un fideicomiso revocable en beneficio de su familia y para proteger sus bienes. Al hacerlo, como otorgante de un fideicomiso revocable, también pueden nombrarse a sí mismos como fideicomisarios y beneficiarios del fideicomiso. A medida que envejecen, pueden volver al fideicomiso y nombrar a un nuevo beneficiario y añadir un fideicomisario que se haga cargo en caso de incapacidad en la vejez. El fideicomiso puede cambiar varias veces durante la vida del fideicomisario, por ejemplo, si se vuelve a casar o nace un nieto. Cuando mueren, su fideicomiso no está sujeto a la sucesión y los términos del fideicomiso pueden ejecutarse a su discreción. El inconveniente, sin embargo, es que la creación de un documento de este tipo puede ser costosa y se vuelve aún más costosa si realizas cambios repetidos. Hay que financiar un fideicomiso y transferir los bienes al fideicomiso, lo que también puede ser costoso.

Ahora supongamos que la misma persona crea un fideicomiso irrevocable en beneficio de su familia y para proteger sus bienes. En lugar de nombrarse a sí mismo como fideicomisario y beneficiario, el otorgante debe nombrar a un fideicomisario independiente y sentirse seguro al ceder la propiedad y el control de bienes como los inmuebles. Ahora debes seleccionar cuidadosamente un fideicomisario y un protector del fideicomiso que actúe como fideicomisario supervisor del mismo. Luego tendrás que nombrar a los beneficiarios. Una vez que los bienes se han colocado en un fideicomiso irrevocable, el fideicomitente debe dejar el fideicomiso en su lugar, ya que no puede cambiarlo.

En algunos casos, la imposibilidad de modificar el fideicomiso hace que un fideicomiso irrevocable sea una empresa potencialmente arriesgada. Es difícil cambiar los beneficiarios nombrados en un fideicomiso irrevocable. Y el otorgante puede no poder acceder a sus bienes aunque un acontecimiento de la vida lo haga necesario.

Preguntas frecuentes

Si pones tu casa en un fideicomiso irrevocable, la proteges de los acreedores y del impuesto de sucesiones gracias a la constitución legal del fideicomiso

En un fideicomiso irrevocable suelen intervenir cuatro partes. El fideicomitente, el fiduciario del fideicomiso y el beneficiario o beneficiarios. Algunas personas eligen que un protector del fideicomiso supervise al fiduciario.

Los fideicomisos revocables e irrevocables pueden ser costosos de establecer, complicados de revocar (en el caso de un fideicomiso irrevocable) y costosos de reescribir (en el caso de un fideicomiso revocable). Es muy difícil disolver un fideicomiso irrevocable y transferir

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Deja un comentario