mejores formas de protegerse contra la inflación

Tabla de contenidos

Mejores formas de protegerse de la inflación

Por Alejandro Borja | Publicado el 12 de Agosto de 2022

 

Artículo escrito por Alejandro Borja.

Alejandro es el creador de este blog sobre dinero, inversiones y educación financiera. Lleva casi una década divulgando sobre finanzas y es graduado en economía, además ha trabajado en grandes portales financieros.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

Revisado

Todo el contenido de Ricos de la Mano esta revisado por un equipo de revisores expertos y experimentados. Está junta de revisores se encargan de verificar todo nuestros contenidos para que sean precisos y relevantes. Echamos manos De Fuentes actuales y las citamos siempre que es necesario. Descubre más sobre nuestra junta de revisión.

por Javier Borja Fuentes

Javier Borja

Artículo revisado por Javier Borja

Javier Borja es un experto en dinero que ha revisado y escrito cientos de artículos sobre finanzas. Ha cursado la carrera de ADE y actualmente es aspirante a CFA nivel 1.

Biografía completa.  Seguir en linkedin 

Conoce nuestra política editorial

La inflación se define como la tasa a la que disminuye el valor de una moneda y, en consecuencia, aumenta el nivel general de precios de los bienes y servicios. La inflación es un fenómeno natural en una economía, pero la compensación de la inflación puede utilizarse para compensar la disminución prevista del valor de una moneda y así protegerse de la pérdida de poder adquisitivo.

La compensación por inflación también puede ayudar a proteger el valor de una inversión. Aunque algunas inversiones parezcan ofrecer un buen rendimiento, pueden venderse con pérdidas si se tiene en cuenta la inflación.

Un inversor disciplinado puede planificar para la inflación cultivando clases de activos que superen al mercado en un clima inflacionista. Aunque los bonos tradicionales son la opción habitual para las personas que buscan ingresos, no son la única inversión que genera un flujo de ingresos.

Puntos clave

  • La inflación es un fenómeno natural en una economía, y un inversor disciplinado puede prepararse para ella cultivando clases de activos que superen al mercado en un clima inflacionista.
  • Una estrategia posible es sacar el capital de la renta fija y pasarlo a la renta variable, especialmente a las acciones preferentes.
  • Los bienes inmuebles suelen ir bien en tiempos de inflación; los REIT son la forma más práctica de invertir.
  • Añadir acciones o bonos globales a tu cartera también la protege de los ciclos de inflación nacionales.
  • Otra opción son los valores más exóticos, como los TIPS (Valores Ajustados a la Inflación del Tesoro).
  • La compra de préstamos bancarios con garantía es otra forma de obtener mayores rendimientos al tiempo que te proteges de la caída de los precios cuando suben los tipos de interés.

Estas son las cinco clases de activos más importantes que debes considerar para protegerte de la inflación. Van desde las acciones hasta los títulos de deuda y las inversiones alternativas. Todos son factibles para los inversores particulares, aunque conllevan riesgos diferentes.

Cambiar el dinero por acciones

Cuando la inflación vuelve, suele ser una bofetada para el mercado de bonos, pero podría dar un impulso al mercado de valores. Considera la posibilidad de trasladar un 10% de tu cartera de bonos a la renta variable para aprovechar esta posible tendencia.

Una cartera de acciones/bonos 60/40 se considera una mezcla segura y conservadora de acciones y bonos. Un ejemplo de cartera de acciones y bonos es la cartera Dimensional DFA Global Allocation 60/40 (I) (DGSIX).

Cuidado: Una cartera de acciones/bonos al 60/40 es una estrategia de inversión sencilla y ayuda a protegerse de la inflación, pero ten en cuenta que a largo plazo se comporta peor que una cartera de acciones pura, debido al efecto del interés compuesto. Podrías perder rentabilidad en comparación con una cartera con una mayor proporción de acciones.

Otra opción es comprar acciones preferentes. Estas emisiones líquidas ofrecen un mayor rendimiento que la mayoría de los tipos de bonos y su precio no cae tanto con la inflación como el de los bonos.

Las acciones de servicios públicos son una tercera alternativa, en la que el precio de la acción sube y baja de forma bastante predecible a lo largo del ciclo económico y también paga dividendos regularmente.

Diversificación internaciona

Los inversores  tienden a favorecer las acciones y los bonos de su propio país, pero esto puede resultar caro a largo plazo, especialmente en tiempos de inflación. Aumentar la exposición internacional puede ser una buena estrategia para protegerse de la inflación.

Hay varias grandes economías en el mundo que no suben al ritmo de los índices del mercado estadounidense, como Italia, Australia y Corea del Sur. Añadiendo acciones de estos países o de otros similares, puedes cubrir tu cartera contra los ciclos económicos nacionales. Los bonos de emisores extranjeros pueden ofrecer a los inversores exposición a un flujo de ingresos estable que probablemente no baje de precio ante la inflación nacional.

Los fondos cotizados (ETF) y los fondos de inversión son dos de las formas más fáciles de diversificar las inversiones en los mercados internacionales. Este tipo de fondo de inversión es una forma de invertir a bajo coste en comparación con la compra de una cartera de certificados de depósito estadounidenses o de acciones extranjeras. Si tienes fondos indexados del S&P 500, puedes considerar añadir un fondo indexado internacional a tu cartera.

21%

El porcentaje de acciones y bonos internacionales en las carteras de los inversores de cada país, a pesar de que los mercados internacionales representan el 60% de los mercados financieros públicos mundiales.  Este fenómeno se conoce como sesgo del país de origen.

Considera los bienes inmuebles

Invertir en bienes inmuebles tiene muchas ventajas. Esta clase de activos tiene un valor intrínseco y proporciona unos ingresos constantes a través de los dividendos. A menudo sirve como una buena cobertura contra la inflación, porque siempre habrá demanda de vivienda, independientemente del estado de la economía, y porque a medida que la inflación aumenta, también lo hace el valor de la propiedad y, por tanto, la cantidad que el propietario puede cobrar por el alquiler. 

Sin embargo, como los bienes inmuebles son un activo tangible, no tienen liquidez. Una alternativa son los Fondos de Inversión Inmobiliaria (REIT), que son inversiones más líquidas y pueden comprarse y venderse fácilmente en los mercados. Los REIT son empresas que poseen y gestionan carteras de inmuebles comerciales, residenciales e industriales. 

Como generan ingresos a través de los alquileres y los arrendamientos, suelen ofrecer rendimientos más altos que los bonos. Otra ventaja importante es que es poco probable que sus precios se vean afectados si los tipos de interés suben, ya que sus costes de funcionamiento permanecerán prácticamente inalterados.

Un ejemplo de REIT con una amplia exposición inmobiliaria y un bajo ratio de gastos es el ETF inmobiliario Vanguard (VNQ).

Mira los TIPS

Los Valores Protegidos contra la Inflación del Tesoro (TIPS) son un tipo de bono del gobierno estadounidense cuyo valor sigue el ritmo de la inflación. Al estar garantizados por el gobierno estadounidense, se consideran una de las inversiones más seguras del mundo.

Los bonos están vinculados al índice de precios al consumo y su capital está vinculado a las variaciones de dicho índice. Los TIPS pagan intereses dos veces al año a un tipo fijo aplicado al principal ajustado. El capital aumenta con la inflación y disminuye con la deflación. Los TIPS tienen tres vencimientos: 5 años, 10 años y 30 años.

Sin embargo, los TIPS conllevan ciertos riesgos. Son sensibles a cualquier cambio en los tipos de interés actuales. Por tanto, si vendes tu inversión antes del vencimiento, te arriesgas a perder dinero.

Hecho rápido

Los rendimientos de los TIPS han perdido un valor significativo en el mercado secundario desde 2018

Comprar préstamos bancarios

Algunas empresas pueden crecer durante la inflación, cuando los precios suben. Por ejemplo, los bancos ganan más dinero cuando suben los tipos de interés y se benefician de los precios más altos de los préstamos.

Comprar préstamos bancarios garantizados es una buena forma de obtener mayores rendimientos, al tiempo que te proteges de la caída de los precios cuando suben los tipos de interés. Sin embargo, ten en cuenta que puede haber un retraso importante antes de que el valor de los préstamos aumente cuando los tipos de interés suben. Un ejemplo de este fondo es el Lord Abbett Floating Rate Fund (LFRAX).

Consejo: Muchas de estas inversiones son instrumentos complejos, y se aconseja a los principiantes que las adquieran a través de un fondo de inversión o un fondo cotizado (ETF). El índice Vanguard Global Ex-U.S. Real Estate (VNQI), por ejemplo, proporciona una amplia exposición a los bienes inmuebles de todo el mundo. El ETF de Bonos TIPS de iShares (TIP) sigue la evolución de los bonos del gobierno estadounidense vinculados a la inflación. El fondo Lord Abbett Floating Rate Fund (LFRAX) es una buena opción para quienes buscan exposición a bonos corporativos sin grado de inversión. 

Preguntas frecuentes

La mejor cobertura contra la inflación depende históricamente de tu horizonte temporal. Las materias primas se citan a menudo como una buena forma de seguir el coste de la vida, especialmente el oro. Sin embargo, las investigaciones de Campbell Harvey, profesor de la Universidad de Duke, y de Claude Erb, antiguo gestor de materias primas y renta fija del Grupo TCW, demuestran que el oro sólo funciona mejor como cobertura de la inflación a muy largo plazo: un siglo o más.

Muchos analistas y economistas creen que la renta variable es una forma mejor de proteger tu cartera a largo plazo, especialmente contra un aumento inesperado de la inflación. Los beneficios de las empresas suelen aumentar más rápidamente cuando la inflación es más alta, porque demuestra que la gente gasta dinero y la economía crece. Aunque hay altibajos, el mercado de valores (representado por el S&P 500) ha ganado una media del 10% anual en los últimos 100 años.

Uno de los puntos de venta tradicionales del oro ha sido su condición de cobertura de la inflación. Como activo real y tangible, el oro conserva su valor la mayor parte del tiempo, a diferencia de las monedas de papel como el dólar, que pierden su poder adquisitivo cuando la inflación se impone.

Cuando la inflación aumenta, el oro suele apreciarse. No obstante, el oro no es una cobertura infalible contra la inflación. Otros factores pueden afectar a los precios, que pueden fluctuar mucho de un año a otro, lo que significa que los rendimientos ajustados a la inflación también pueden fluctuar. De hecho, la variación de los rendimientos nominales y reales del oro en los últimos 1, 5, 10, 15 y 20 años no ha sido impulsada por la inflación real.

En teoría, el bitcoin podría ser una fuerte cobertura contra la inflación. En épocas de subida de precios, los inversores acuden en masa a los llamados activos seguros, como los metales preciosos y los bienes inmuebles, porque son escasos o se mueven en sentido contrario al papel moneda o los activos financieros. El Bitcoin se ajusta a este perfil.

El problema es que el bitcoin no tiene una larga historia de inversión: Se creó en 2009, sólo se ha negociado activamente durante unos diez años, y la inflación no ha sido un factor importante en su corta existencia.

Así que nadie sabe realmente cómo afectará la inflación al bitcoin y su característico comportamiento volátil. En cualquier caso, su rendimiento reciente en comparación con la inflación ha sido sorprendentemente bueno. El bitcoin se duplicó desde mediados de diciembre de 2020 hasta principios de enero de 2021, cuando la inflación empezó a subir. Pero luego, sin señales de que las presiones inflacionistas disminuyan, perdió un 25% de su valor entre el 8 y el 11 de enero.

En mayo de 2021, los debates sobre la inflación se intensificaron: cuando la Reserva Federal de EE.UU. señaló la salida de su política de dinero fácil y la subida de los tipos de interés, las acciones se vieron sacudidas, pero el bitcoin cayó. El 19 de mayo, alcanzó el nivel más alto de un mes de descenso, cerrando en 38.390 €, un 41% menos que el máximo de 64.829 € alcanzado a mediados de abril.

Los bienes inmuebles son una de las coberturas tradicionales contra la inflación. Son un activo tangible y los activos tangibles conservan su valor en tiempos de inflación, a diferencia de los activos de papel. De hecho, cuando los precios suben, el valor de la propiedad aumenta y también lo hace la cantidad que el propietario puede cobrar por el alquiler, por lo que la propiedad genera más ingresos por alquiler con el tiempo.

También está el efecto de la «amortización de la deuda»: es decir, el coste de los pagos de la hipoteca del propietario de la vivienda realmente baja. Por ejemplo, digamos que los pagos de tu hipoteca son de 8.333 euros al mes durante el primer año de tu hipoteca. Siguen siendo nominalmente lo mismo -100.000 euros al año-, pero pueden valer sólo 80.000 euros en el año 10 si la inflación ha continuado durante ese periodo.

Todos estos factores hacen que los bienes inmuebles sean una valiosa cobertura en tiempos de inflación.

Conclusión

La inflación existe y es un riesgo que todo inversor debe afrontar. El dinero pierde valor con el tiempo y el nivel de inflación de una economía también cambia en función de los acontecimientos actuales.

Sin embargo, hay muchas formas de que los inversores se protejan de la inflación, incluidos ciertos activos y clases de activos que están cubiertos contra la inflación y diseñados específicamente para ello. Si mantienes estos activos en tu lista de vigilancia y los adquieres cuando la inflación llegue, puedes ayudar a que tu cartera prospere a pesar del clima económico.

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Alejandro Borja creador de ricos de la mano

CEO de Ricos de la Mano y de Finantres

Emprendedor, divulgador y un apasionado de la educación financiera. He impartido cursos de finanzas, he trabajado en Rankia.com y ahora soy el fundador de dos empresas.

Mejores plataformas de inversión

1.

XTB

2.

Interactive Brokers

3.

XTB

4.

XTB

5.

XTB

Todas las personas que colaboran y escriben en el blog siguen unas estrictas directrices de búsqueda y sólo utilizan fuentes de información fiables, como publicaciones financieras autorizadas, instituciones académicas, revistas revisadas por expertos, organizaciones sin ánimo de lucro de prestigio, informes gubernamentales, registros judiciales y entrevistas con expertos.

Puedes leer más sobre nuestro compromiso con la precisión, la imparcialidad y la transparencia en nuestras directrices editoriales.

Artículos relacionados